¿Realmente todo mundo debe tener un 50mm?

Fotografía de Héctor Ulloa. Todos los derechos reservados.


Una de las primeras recomendaciones que se hace a los fotógrafos principiantes es que, en cuanto puedan, adquieran un lente de 50mm, que es un lente imprescindible. Pienso que es una recomendación que, la mayoría de las veces, carece de fundamento. No es que el 50mm sea un mal lente, pero tampoco es la panacea universal. Explicaré por qué digo esto.

Para quienes iniciamos en la fotografía hace tiempo, no había muchas opciones. La “tríada sagrada” no estaba constituida por esos lentes zoom con abertura máxima de f/2.8 que hoy están de moda, sino por un 50mm, un 35mm y un 135mm. Para mí y para muchas otras personas, estos lentes hoy quizá tengan un valor más bien nostálgico que ha ido pasando de una generación a otra, pero que no justifica la recomendación como se la plantea, es decir, como que todo fotógrafo debe tener un 50mm.

Por otra parte, las cámaras de 35mm tuvieron gran aceptación por su reducido tamaño y peso. Eso las hacía ideales para llevar a todas partes y para usarlas en una gran variedad de situaciones, razón por la cual fueron adoptadas principalmente por los fotógrafos de prensa. Pero en el ámbito de la fotografía de estudio o de paisaje, donde se manejaba el gran formato (4” x 5”, 8” x 10”…), la cámara de 35mm tenía poca cabida y esos lentes como el 50mm ni siquiera figuraban.

Entonces, ¿de dónde sale eso de que todo mundo debe tener uno?

Veamos, primero, lo que el lente no es.

Se dice que el ángulo de visión de este lente es lo más parecido al del ojo humano, pero esto es falso, pues el 50mm tiene un ángulo de visión horizontal cercano a los 40 grados, mientras que el ojo humano abarca casi 180 (los dos ojos). Aún cuando tomáramos en cuenta sólo el ángulo de visión consciente del ojo humano, haciendo de lado la visión periférica, éste rebasa por mucho al lente de 50mm, pues ronda los 70 grados. Así que no va por ahí. Y si pensamos en las cámaras con sensor APS-C, el 50mm queda todavía más lejos, pues el ángulo de visión de este lente en una cámara con factor de recorte 1.5x es de sólo 26 grados.

Se dice que en APS-C es un lente ideal para retrato. Nada más alejado de la realidad. Que el ángulo de visión sea parecido al de un 75mm en full-frame no lo hace igual al 75mm, pues la perspectiva del lente es diferente. Por otra parte, los lentes más buscados para retrato, en el ámbito de la fotografía de 35mm, tienen longitudes focales mayores, como 85mm o 105mm, incluso 200mm, y presentan perspectivas más comprimidas y un mayor desenfoque del fondo.

Se dice, también, que son lentes mucho más nítidos, pero esto es una generalización improcedente. Mucho depende del modelo, pues hay lentes muy buenos y otros que no lo son tanto, aun siendo del mismo fabricante. Y si a esto agregamos que también se suele recomendar el uso de un filtro UV para proteger el lente y que, en muchos casos, estos filtros no tienen la calidad óptica requerida, el asunto de la nitidez puede quedar en entredicho.

Ahora bien, como dije al principio, no es que estos lentes sean malos, es sólo que pienso que decir que todo mundo debe tener uno es como decir que a todo mundo debe gustarle el café. Creo que, en este sentido, mucho dependerá del tipo de fotografía que cada quien haga. Es verdad que son lentes ligeros, generalmente luminosos y económicos (algunos), pero eso no los hace buenos para todo. Creo que son lentes muy útiles para aprender fotografía, pues debido a su longitud focal fija obligan al fotógrafo a pensar más en la composición, pero, para el caso, lo mismo sucedería con cualquier otro lente fijo, sin importar la longitud focal.

Y si se trata de lentes versátiles, de uso general y buena calidad óptica, también depende de la cámara. Si uso una cámara con sensor full-frame y quiero hacer fotografía de calle, por ejemplo, yo preferiría un 35mm (24mm en cámaras con sensor APS-C). Y si se tratara de tener un lente “todo terreno”, el tipo de lente que me gustaría tener todo el tiempo en la cámara para las más diversas situaciones, yo buscaría un zoom corto, algo así como un 24-120mm para full-frame o 16-80mm para APS-C.


En conclusión, antes de invertir dinero en un lente que probablemente encontrarás limitante, piensa bien qué tipo de fotografía te gusta hacer. Yo he descubierto que la mitad del tiempo uso el 35mm y la otra mitad un 60mm macro.
Post a Comment

Popular posts from this blog

¿Qué son los valores de exposición (EV) y para qué nos sirven?

Cancelé mi suscripción