“Error al escribir al disco”



Hoy, cuando encendí mi computadora de escritorio, Time Machine, el sistema de respaldo de Mac me advirtió que no había podido escribir al disco que tengo habilitado para ese fin. Afortunadamente, el sistema también cuenta con una aplicación para detectar y, en su caso, reparar fallas en los discos.

Lo primero que pensé fue que se hubiera llenado el disco, pero luego recordé que el sistema de Mac no se limita por ello. Cuando se está llegando al límite de la capacidad del disco, Time Machine empieza a borrar los respaldos más viejos.

El sistema de Time Machine me ha salvado al menos un para de veces. Por ejemplo, cuando quise actualizar el sistema operativo de mi laptop, algo sucedió y la máquina se congeló. Había leído que la actualización podría llevarse horas, pero cuando vi que después de un buen rato no había pasado nada, decidí restaurar el sistema a como estaba hasta antes de la actualización. Ahí es donde el respaldo resulta útil, porque se arranca la computadora en modo seguro y se elige la opción “restaurar desde Time Machine”. Todo vuelve a su lugar: el sistema operativo, las aplicaciones, los documentos… todo.

Cuando se compra el dispositivo específico de Mac, Time Capsule, el respaldo puede ser vía wifi y se puede respaldar cualquier dispositivo que se encuentre en la misma red. Basta con encender la computadora para que el sistema comience a actuar en automático, sin que uno se dé cuenta. En mi caso, como uso discos de otro fabricante, los conecto mediante cable y entonces tengo uno para cada computadora.

Así pues, abrí la aplicación Utilidad de Discos e inicié la reparación. Como se trata del respaldo general, es decir, de toda la información de la computadora, y que va tan atrás en el tiempo como un par de años, el proceso de revisión y reparación se llevó más de una hora, pero al final todo resultó bien.

Mientras estaba esperando, me puse a pensar que muchos fotógrafos que conozco nunca respaldan sus imágenes. Antes tenía uno el pretexto de que los discos externos eran muy caros, pero hoy han bajado considerablemente de precio y, a la fecha de este artículo (diciembre de 2017) un disco con 1TB de capacidad cuesta el equivalente a unos US$50.

Los archivos digitales son tan volátiles como el éter. Basta con que falle un disco o una tarjeta para que se pierdan. Y, sí, hay aplicaciones que sirven para rescatar información de un disco dañado, pero, al menos en mi experiencia, la recuperación no es total; siempre se pierde algo.

Respaldar debería ser un hábito de todo fotógrafo digital, a menos, claro, que no importe si se pierden las imágenes. Conozco gente que toma cientos de fotos con el teléfono y, cuando se llena, simplemente las borran y empiezan de nuevo. Pero un profesional no debería dejar al azar la integridad de su trabajo. Quizá piense que sus clientes no van a pedir copias de sus fotos, pero, ¿y si aún no ha entregado el trabajo y falla el disco? Invertir en un buen sistema de respaldo debería ser prioritario.


Mi sugerencia es que se comience con un sistema sencillo, quizá con un sólo disco de respaldo, y de ahí se vaya creciendo según las necesidades. Fotógrafos profesionales como Chase Jarvis tienen, incluso, respaldos de sus respaldos no sólo en otro disco, sino en otra ciudad. Cuando se vive de la fotografía, no se puede escatimar en seguridad.

---

Soy fotógrafo e instructor de fotografía desde hace más de 30 años. Para comunicarse conmigo se puede visitar mi sitio web: www.hectorulloa.com
Post a Comment

Popular posts from this blog

¿Qué son los valores de exposición (EV) y para qué nos sirven?

¿Para quién es la Nikon D750?

¿Realmente todo mundo debe tener un 50mm?