Para lograr un buen blanco y negro, debemos cuidar el color

Círculo cromático

Hay diversas maneras de lograr extraordinarias imágenes en blanco y negro, como, por ejemplo, comprando la nueva Leica M-Monochrom (US$7,950). Pero también se pueden lograr por otros medios sin lesionar tu presupuesto, es más, sin tener que adquirir costoso software especializado como Nik Silver Efex Pro (US$200) y sin caer en la tentación de la piratería. Para ello, lo primero que debemos hacer es conocer el color.
¿Conocer el color? ¿Para hacer foto en blanco y negro?
Sí. Con excepción del modelo de Leica que mencioné arriba, las demás cámaras “ven” en rojo, verde y azul. Para obtener la mejor gama de tonalidades de gris debemos saber cómo se comportan los colores. Y no sólo el rojo, verde y azul, sino todos los colores del círculo cromático.
Lo primero que hay que entender es que cuando hablamos de luz, los colores primarios son... Sí, adivinaste: rojo, verde y azul. Esta terna también se conoce como colores aditivos, porque cuando los proyectamos uno sobre otro, a su máxima intensidad, obtenemos blanco. Luego tenemos los colores sustractivos—que no debemos confundir con los complementarios. Éstos son cian, magenta y amarillo. Son sustractivos porque cuando los proyectamos, uno sobre otro, obtenemos negro.
Llevando la saturación a cero
La posición que éstos ocupan en el círculo cromático parece lógica cuando hablamos de color, pues el amarillo es una combinación de rojo y verde—sí, de rojo y verde. Estamos hablando de luz, ¿recuerdas?, no de colores de pigmento. El cian es la combinación de verde y azul, y el magenta es la combinación de azul y rojo. Pero cuando hablamos de blanco y negro, esta lógica desaparece. Para muestra basta un botón. Si convertimos el círculo cromático en blanco y negro se verá de qué hablo. Al convertir sólo bajando la saturación a cero, el resultado es... ¡sólo gris!
Y ¿cómo convertir? Lo más común, aunque no lo más recomendable, es usar la opción de optimización monocromática de la cámara. Después de todo, en la mayoría de las cámaras, esta opción no sólo convierte la imagen a blanco y negro, también aplica simulaciones de filtros rojo, verde, azul, amarillo e, incluso, infrarrojo. El problema con esta “sencilla solución” es que sólo funciona cuando se dispara en JPEG, con lo que se sacrifica una parte importante de la información de captura de la imagen, limitando la posibilidad de ajustes posteriores.
Conversión automática a blanco y negro
Conversión a escala de grises
Otro método comúnmente utilizado consiste en cambiar el modo de color de la imagen de RGB a escala de grises. Esto presenta el problema de que una vez convertida, se pierde la información de color, con lo que también se limita la posibilidad de ajustes finos.

Al convertir usando tanto el modo automático para blanco y negro como el método de conversión a escala de grises, obtenemos un curioso resultado: los colores aditivos se ven oscuros, mientras los sustractivos se ven claros, pero cada método produce un resultado distinto.
Si estamos usando Adobe Photoshop, una capa de ajuste de blanco y negro (en combinación con otras capas de ajuste) nos da amplias posibilidades, al igual que el mezclador de canales. Sólo debemos recordar que Photoshop es un editor de pixeles, lo que lo convierte en un proceso destructivo y para no dañar la imagen original necesitaremos trabajar siempre con duplicados y éstos ocupan espacio en disco duro.
Entonces, ¿cómo convertimos?

En mi opinión, la mejor solución es el uso de un editor paramétrico, como Aperture o Lightroom. Con ellos se puede trabajar con copias virtuales que no ocupan espacio adicional en disco y siempre se puede volver atrás para modificar cualquier ajuste realizado. Además, con los editores paramétricos es posible ajustar los colores uno a uno, activando y desactivando la conversión para revisar el resultado, hasta lograr las tonalidades deseadas.

Finalmente, una buena conversión será aquella que en términos de percepción nos brinde tonos de gris que mejor representen los colores originales.


Para más información sobre este proceso, te invitamos a visitar nuestra página web: www.iconofilia.com
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

¿Qué novedades presenta la Nikon D3300?

¿Para quién es la Nikon D750?

¿Disparar en modo manual realmente te hace profesional?