La Foto y Nuestra Fijación Anal

Sí, la fotografía digital ofrece la oportunidad de disparar y disparar, prácticamente sin costo. Entonces, lo que sucede es que la tarjeta de la cámara se va llenado de imágenes que seguramente ni siquiera nos interesa conservar. Me preguntaba mi amigo Gervacio, Y cuando se me acabe la tarjeta, ¿qué sigue? Claro, bajar las imágenes a la computadora, pero es aquí que comienza el desorden, porque un vez que podemos verlas en una pantalla más grande, nos dan ganas de conservarlas todas, o mejor dicho, no nos atrevemos a deshacernos de algunas, porque es la foto de la niña que me gusta (aunque esté fuera de foco), porque acá está mi abuelita (aunque le haya cortado la mitad del cuerpo)...
La fotografía digital tiene dos facetas importantes. Bueno, tiene más, pero en este blog sólo hablaré de dos: sirve para crear fotos efímeras o para llenar el disco duro de la computadora de basura.
Aquí va la primera. Conozco a mucha gente que se ha comprado el teléfono celular más picudo, de esos que traen cámara de 5 megapíxeles, y que toman fotos de todo lo que ven. Cuando se llena la tarjeta de memoria, la borran y vuelven a empezar. Esas imágenes jamás salen del teléfono. Es más, la mayoría de esas personas (no diré nombres), ni siquiera tienen computadora. Peor aún, ni siquiera tienen con quién compartir las imágenes a través de sitios como Flickr. ¡Qué triste!
La segunda es que la gente que compra su primera cámara digital empieza a descargar a su computadora cuanta foto toma. Al final del día, el disco duro ya pide esquina y muy pronto ya no le cabe nada.
Hay que ser críticos. Ya lo dije antes, si la foto está fuera de foco o movida y esto no ha sido intencional, tírala. No sirve. No importa cuántos megapíxeles tenga tu cámara. NO SIRVE. Mejor aprende a tomar mejores fotos. Es fácil. Y te hará sentir mejor.
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

¿Qué novedades presenta la Nikon D3300?

¿Para quién es la Nikon D750?

Nuevas cámaras en el mercado: Canon T6i/T6s