¿Para quién es la Nikon D750?

Entre la búsqueda de una mayor calidad de imagen y el bombardeo de publicidad sobre nuevas funciones o características, el fotógrafo de hoy se ve, muy seguramente, abrumado, si no es que simple y llanamente confundido.

Nikon recién presentó un modelo que, aparentemente, no tiene competidor directo: la D750. Y digo que no tiene competidor directo porque, en la típica batalla entre marcas, la D610 compite con la Canon 6D, mientras la D810 compite con la Canon 5D Mark III. La D750, entonces, queda en un escalón intermedio, no sólo en características, sino también en precio.

¿Y que hay la Nikon Df? Esa cámara se cocina aparte. Ya escribiré un artículo exclusivamente sobre ella.

Volviendo a la Nikon D750, analicemos algunas de sus características principales. Cuesta alrededor de US$2,300* (sólo el cuerpo), lo que efectivamente la coloca entre la D610 (US$1,500*) y la D810 (US$3,000*). 

¿Y será que las características también están a mitad de camino entre las más caras y las más baratas? Pues, veamos.

La D750 tiene un sensor de 24.5 megapixeles, igual que la D610, aunque, según Nikon, “mejorado”. La D810 tiene un sensor de 36 megapixeles, así que se las lleva de calle. ¿Y qué tan “mejorado” es el sensor de la D750? Según DxO Labs, el sensor de la D610 ofrece una profundidad de color de 25.1 bits, un rango dinámico de 14.4 EV y un ISO máximo sin ruido de 2925, mientras la D750 ofrece una profundidad de color de sólo 24.8 bits, un rango dinámico de 14.5, apenas un poco mayor que la D610, y un ISO alto sin ruido de 2956. ¿Y esas pequeñas diferencias valen la pena la diferencia en precio? Veamos más características.

La D750 ofrece una gama nativa de ISO de 50 a 51200, mientras la D610 va sólo de 50 a 25600. Y aquí cualquiera se preguntaría: “Pero si después de ISO dos mil y algo van a meter ruido, ¿de qué sirve llegar a 50 mil?” En algunos casos, lo más importante es lograr la imagen. Además, no es el ruido el problema, sino la calidad de la imagen, el nivel de detalle logrado una vez que se aplica la reducción de ruido, ya sea en la cámara o en un editor externo. Aquí es donde empieza a notarse lo “mejorado” del sensor de la D750.

Luego viene la velocidad de la cámara. No me refiero a la velocidad del obturador, porque en estos dos modelos, sin decir por qué, Nikon limitó la velocidad máxima de obturación a 1/4000 de segundo. Me refiero al número de disparos por segundo. La D610 dispara ráfagas de 6 cuadros por segundo, mientras la D750 dispara a 6.5 cuadros por segundo. Mmm… No, ahí no hay gran diferencia.

Entonces, ¿por qué la diferencia de precios?

Bien, una de las muy nuevas características en una cámara de estos niveles (Nikon considera la D610 como “semi-pro” y la D750 como “pro”), es la inclusión de una pantalla desplegable. Sí, puede ser útil, pero no por casi US$800 más. Sigamos buscando.

Ya. Parece que las mayores diferencias consisten en que la D750 tiene el mismo sistema de enfoque que la Nikon D4s, con 51 puntos de enfoque, mientras la D610 sólo tiene 39, y es capaz de enfocar en condiciones de -3EV. Por otra parte, la D750 está “tropicalizada”, es decir, soporta condiciones de polvo y humedad más adversas que la D610. (Quizá en eso se basa su consideración como cámara “pro”.) También, con la D750 se puede hacer de 3 a 9 disparos escalonados (bracketing), mientras con la D610 sólo se puede hacer tres. Finalmente, aunque no menos importante, la D750 tiene WiFi integrado y un sistema de medición basado en las altas luces. Y mientras el sistema de medición de la D610 tiene poco más de dos mil sensores, la D750 ostenta nada menos que 91,000!

Conclusión (si se le puede llamar así): Si tienes dinero para invertir, te conviene comprar la D810. Si no te sobra el dinero, la D750 sí es una mejor opción que la ahora demeritada D610, y si por ahora no te alcanza para la D750, quizá valga la pena esperar. Ah, y si no tienes dinero y lo tuyo es hacer foto de naturaleza y vida salvaje, quizá te convenga quedarte en el formato DX y comprar una D7100, pues con su factor de recorte hace que un magnífico lente, como el 70-200 f/2.8, se convierta en un ¡105-300mm f/2.8!

Te invito a que te suscribas a este blog y nos envíes comentarios sobre los artículos, así como temas que te gustaría ver desarrollados aquí. También te invito a que visites el sitio web de Iconofilia (www.iconofilia.com). Ah, y síguenos en Google+ (plus.google.com/Iconofilia), Facebook (www.facebook.com/iconofilia) o Twitter (@iconofilia), donde siempre hay cosas interesantes qué ver.


* Precios vigentes en la fecha de esta publicación.
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

¿Qué novedades presenta la Nikon D3300?

Nuevas cámaras en el mercado: Canon T6i/T6s