El tamaño sí importa


Robert Capa alguna vez dijo: "Si tus fotos no son lo bastante buenas es porque no estás lo bastante cerca." Pero, ¿y si no puedes acercarte más?

¿Alguna vez te ha sucedido que estando ante lo que podría ser una buena foto lamentas no traer contigo un lente más largo? Con la mayoría de las nuevas cámaras esto no debería ser ya un problema. Simplemente, dispara con la idea de que recortarás después.

Cuando no se tiene a la mano un lente largo, pero sí se tiene una cámara con sensor de, digamos, 24 megapixeles (hasta la económica D3300 tiene uno), tomar una foto con la idea de recortarla después resulta interesante. Como base para ello, pensemos lo siguiente: suponiendo que te has encargado de factores tales como la nitidez y ajustes básicos, si redujeras el tamaño de una foto de esos 24 megapixeles a sólo 10 (menos de la mitad), aún tendrías de dónde echar mano para la mayoría de los usos que quisieras dar a la foto.

¿Cómo es esto? Sencillo. Analicemos los usos posibles. Para publicar una foto en una revista, generalmente necesitarías una resolución de unos 300 ppp (pixeles por pulgada). ¿De qué tamaño será la foto que se publique? ¿8 x10? ¿8.5 x 11? Siendo así, una foto con 2550px x 3300px (8 MP) bastaría. Y, considerando que es posible amplificar una imagen digital (claro, suponiendo que el archivo original es bueno) hasta dos veces sin deterioro notable de la calidad, entonces, bastaría con una imagen de 4 MP.

Pero, ¿qué tal si lo que quiero es imprimir una foto en gran formato para una exposición? No hay problema. Si para una revista, donde miras las imágenes a sólo centímetros de tu cara, se requiere una resolución de 300ppp, para una foto que se va a ver a metro y medio de distancia basta con una resolución de 200ppp (el cerebro se encarga del resto para que la imagen se vea nítida y limpia). Entonces, si quisieras imprimir a, digamos, 20 x 30 pulgadas (50 x 60 cm), necesitarías una imagen original de 4000 x 6000 (24MP). Pero, con la posibilidad que mencioné antes, de amplificar la imagen sin deterioro en la calidad, bastaría con un archivo de 2000 x 3000 pixeles, es decir, 6MP, para obtener una imagen de ese tamaño.



Así pues, si camino por ahí con mi Canon 60D (18 MP) o mi Nikon D7000 (16 MP) y no traigo un telefoto conmigo (o sí lo traigo, pero aún así no alcanzo), puedo encuadrar un sujeto lejano con la idea de recortar la imagen en la post-producción sin la preocupación de que la imagen pudiera resultar inservible para la mayoría de los usos. ¿Que si se podría hacer lo mismo con una cámara más económica, como una Nikon D3100 o una Canon T2i? Suponiendo que el lente que traemos es bueno o que estamos resolviendo de alguna otra manera las carencias ópticas (usando tripié, usando el diafragma óptimo de nuestro lente, etc.), sí. Sin embargo, como podrán imaginar, no aplica a las cámaras compactas, más que nada, porque el sensor no tiene la calidad o tamaño adecuados.

Pero no se queden con lo que aquí escribo. Hagan la prueba. Experimenten. Ése es el único camino a una mejor fotografía.

Saludos!

Ah, y te invito a que visites el sito web de Iconofilia, donde siempre hay cosas interesantes para ti. que disfrutas de la fotografía, o síguenos en Google+ (http://plus.google.com/+Iconofilia), Facebook (http://www.facebook.com/iconofilia) o Twitter (@iconofilia).
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

¿Qué novedades presenta la Nikon D3300?

¿Para quién es la Nikon D750?

Nuevas cámaras en el mercado: Canon T6i/T6s