¿HDR sin complicaciones?

Recién me topé con un producto que me hizo pensar en toda la gente que quisiera experimentar con la fotografía de Amplia Gama Dinámica, o HDR, pero que no tiene el software especializado o los conocimiento para usarlo y que su cámara digital tampoco tiene la función integrada.
Imagen original
Lamento decir que este producto, que se llama HDRtist, es sólo para Mac (se puede descargar directamente de la AppStore), pero dado que es gratis, consideré importante escribir sobre él. Sobre todo porque, sin ser un programa orientado al mercado profesional, produce resultados dignos de mención.
La interfaz es, sin duda, la más sencilla que he visto. Sólo hay una ventana hacia donde se arrastra la(s) foto(s) que se desea convertir en HDR. Así es, puede ser una o más. Con una foto, lo que se logra es un falso efecto HDR (ver las imágenes de la derecha); falso, pero muy convincente, dependiendo de la calidad de la imagen. Con varias fotos, el resultado es mejor.
Imagen modificada con HDRtist
Para hacerlo funcionar con varias imágenes, basta con elegir las fotos que se desea usar y arrastrarlas a la ventana, como dije líneas arriba. El programa hace el resto. Sólo hay un control deslizable para aumentar o disminuir el efecto, que aplica uno de 3 métodos disponibles de distribución de tonos (tonemapping) y algunos puntos intermedios. Nada más. No hay manera de eliminar los fantasmas creados por diferencias entre las imágenes y la herramienta de alineación es algo rudimentaria, pero efectiva. No hay manera de rescatar las sombras o las altas luces por separado ni manera de hacer resaltar los detalles, sólo se puede aumentar o disminuir la saturación. Pero, ¿qué esperaban de un programa cien por cien gratuito?
Algo que me maravilló es que, además de JPEG y TIFF, el programa puede abrir archivos PSD, DNG y RAW y, al parecer, aprovechar la latitud de exposición de estos últimos. El archivo resultante puede guardarse como JPEG o como TIFF, o como un archivo de “vista previa” que después se puede abrir para seguir jugando con él.
Y, en efecto, este pequeño programa es prácticamente un juguete, pero les permitirá disfrutar las delicias de la HDR… sin complicaciones.

Esta imagen se creó a partir de otras tres (normal, -1 EV y +1 EV). En la parte superior se puede ver una línea como resultado de una alineación defectuosa de las imágenes originales.
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

¿Qué novedades presenta la Nikon D3300?

¿Para quién es la Nikon D750?

¿Disparar en modo manual realmente te hace profesional?