La Mejor Cámara para Aprender

A veces me da por deambular por la sección de fotografía de Yahoo! Respuestas. Me interesa saber qué tipo de preguntas tiene la gente sobre este tema. Una de las que con mayor frecuencia aparece es: Voy a iniciarme en la fotografía. ¿Qué cámara me recomiendan?
Las tonterías que la gente contesta son increíbles: “Compra una [...], porque son las mejores.” “La [...] no sirve.” Así nomás. Sin fundamento, sin más explicaciones. Y no falta algún débil mental que, con tal de no quedarse callado, dice algo como: “Busca en Internet. Ahí hay muchas.” Las pocas respuestas serias se pierden entre la gran cantidad de respuestas inútiles.

Tampoco es posible confiar en la publicidad. En estos términos, no es muy diferente de las respuestas que menciono arriba: “14 megapíxeles”, “zoom digital de 20x”, “baterías AA de larga duración (no incluidas)”, “ideal para la diversión en grande”, etc.


¿Cómo, entonces, busca uno su primera cámara?


Un amigo poeta le dice a Roberto Soto, “Voy a salir de vacaciones. ¿Podrías prestarme tu cámara? Es que he visto que toma muy buenas fotos.”  Roberto le contesta, “Claro. Y mientras estás fuera, ¿podrías prestarme tu máquina de escribir? Tengo ganas de escribir algunos poemas y tu máquina lo hace muy bien.”


Una vez más, las buenas fotos las hacen los buenos fotógrafos, no las buenas cámaras.


He visto excelentes fotografías abstractas de Elsemarie Norby tomadas con una cámara desechable. Robert de Gast, fotógrafo con una sólida trayectoria que incluye al menos una docena de libros, ofrece un taller en el que demuestra que es posible obtener extraordinarias fotografías con una cámara de apuntar y disparar. Jesús Eduardo López Reyes, fotógrafo de National Geographic, ha tomado muchas de sus mejores fotos usando equipo que él mismo ha fabricado.


Sí, pero entonces, ¿cuál es la mejor cámara?


Si ésta sigue siendo la pregunta, es que no has entendido nada de lo que escribí arriba. La mejor cámara es la que tienes... siempre y cuando sepas usarla bien. Y si estás pensando comprar una, la mejor será la que puedas pagar. Visita la tienda, pide que te muestren las cámaras que estén dentro de tu presupuesto. Tómalas en tus manos. siéntelas. Aquella con la que mejor te acomodes será siempre tu mejor primera cámara. Sin importar la marca o el modelo.


Ya sé que los mejores fotógrafos del mundo, como James Nachtwey o Nick Nichols, usan Canon o Nikon, pero piensa: las fotos que ellos toman no dependen de la cámara que traen, sino de su experiencia como fotógrafos.
Henri Cartier-Bresson usaba una Leica de telémetro con una lente de 50mm; la magia de sus imágenes consistía en saber prever el momento preciso. Sebastiao Salgado opina que no hay que andar corriendo de un lado a otro para encontrar una buena imagen, sino esperar pacientemente a que ésta se presente. Ansel Adams se hizo famoso por sus fotografías de los parques nacionales de los Estados Unidos, en las que hacía alarde de un excelente manejo de la exposición. Steve McCurry tomó una foto que dio la vuelta al mundo en la portada de National Geographic. Ninguno de ellos da importancia a la cámara que tuvo que usar para lograr la foto.


En conclusión, nadie se hace carpintero por el simple hecho de poseer la herramienta necesaria. Si quieres tomar buenas fotos, asiste a una escuela, toma todos los talleres que puedas, aprende a usar tu cámara, no importa cuál sea.
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

¿Qué novedades presenta la Nikon D3300?

¿Para quién es la Nikon D750?

¿Disparar en modo manual realmente te hace profesional?